Establece el precio correcto a tus productos

Imagina que BotiSeguridad es una tienda que se dedica en la producción de calzados y diferentes accesorios de seguridad para diferente tipos de trabajo.

La fundadora de la tienda llamada Mary tiene una gran experiencia en la fabricación de calzados de seguridad, pero no tiene experiencia en su negocio y no sabe cómo ponerle precio a sus productos. Cada calzado de seguridad es fabricando con la mayor calidad, cumpliendo con los estándares de seguridad Nacional e Internacional.

Ponerle precio al sus diferentes calzados de seguridad y accesorios es algo difícil para Mary, ¡ella solo quiere hundir su cabeza en la tierra y olvidarse del tema! Pero rendirse no es una opción, así que ¿cuál sería su próximo paso?

Calcular tus gastos

Mary ha empezado analizar cuánto gasta en producir un calzado de seguridad, también investigó lo que cobran sus competidores para calcular un precio que le permita obtener ganancias razonables.

La investigación y los cálculos racionales son, definitivamente, el camino a seguir.

Definir un precio es mucho más que saber cuánto cobrar por tus productos o servicios. De hecho, es algo que puede destinar el éxito o el fracaso de tu negocio. Tienes que saber que definir el precio de tus productos o servicios es clave para calcular las ganancias que obtendrás de cada venta. Si el precio que cobras por tus productos es mayor que lo te cuesta producirlos, pues bueno, tu negocio podrá empezar a funcionar correctamente.

Tus clientes se fijan en el precio

Tienes que tener noción que los clientes no tendrán mucho en cuenta tus gastos, sino la inversión que harán ellos de su propio dinero. ¿Estuviste alguna vez en una tienda de segunda y te fijaste en un producto muy pero muy barato, pero que no era de tu interés? De pronto, ya lo estás comprando por lo barato que es.

Aunque debes tener noción sobre los 2 tipos de precios y las ventajas que tienen:

Precio bajo: Un precio bajo, por ejemplo, podría ayudar a que tus clientes se sientan que están realizando una compra de bajo riesgo. Ejemplo: “Netflix”

Precio alto: Un precio alto, puede ayudar en que tus productos o servicios sean visto como algo valioso o de lujo. Ejemplo: “Apple”

Entonces, ¿Cómo podría llegar a un precio correcto de mi producto o servicio? Comienza por calcular tus costos, lo que implica un análisis claro y profundo de tu negocio.

Comienza por el costo de los materiales, también debes considerar los costos laborales y por último los gastos adicionales. Haz una lista de todo lo que haces para que funcione tu negocio, desde el marketing hasta la un pedazo de papel. Luego, agrega mano de obra, materiales y gastos para encontrar el costo total de producción de tus productos o servicios.

Saber el precio de equilibrio

Una vez que sepas los costos materiales para producir tus productos o realizar tus servicios, considera ahora la cantidad de artículos o ventas que puedes realizar. Luego divide las ventas entre los gastos que tienes de forma general, el resultado de esa cantidad podrás obtener el precio de equilibrio, es decir, el precio más bajo con el que puedes vender tus productos o servicios para evitar perder dinero.

Recuerda debes tener en cuenta los costos que afectan a tus productos o servicios, como el hosting de tu sitio web o el alquiler de tu oficina.


Establece un precio con ganancias

Excelente. Ahora ya sabes cuál es el precio más bajo que puedes cobrar para mantener a flote tu negocio. Ahora es el momento de calcular las ganancias que desees obtener.

Muchas personas desean ganar tanto como sea posible y de la manera más fácil posible, para estar simplemente relajados todo el día. Pero es probable que los clientes no quieran pagar el precio necesario para que estés de vacaciones así de simple.

En lugar de pensar así, mejor analicemos cuál es el margen de ganancia que puede ayudarte alcanzar un objetivo razonable en un tiempo apropiado. El objetivo puede que se trate como un objetivo comercial, como lanzar un nuevo producto, o un objetivo personal, como pagar la deuda del banco.

Fórmula de ejemplo:

  • Costo del producto: $35
  • Costo de personal: $100
  • Gastos de Alquiler: $300
  • Ventas que puedes tener al mes: 30

(35+100+300) / 30 = $14.5

Costo total por unidad: $14.5

Establecer margen de ganancia:

Costo: $14.5

Porcentaje de ganancia: 50%

14.5 x 50% = $7.25  

7.25 + 14.5 = 21.75

Precio Redondeado: $22

Una vez que sepas el beneficio total que puedes tener en tus ventas, ten siempre en cuenta la cantidad de productos que puedes vender. Me explico, si puedes producir y vender muchos de tus productos, puedes obtener una ganancia menor en cada venta y aún así hacer un buen negocio rentable, como Henry Ford lo ha hecho con su compañía de automóviles.

Otra cosa, estudia los precios de tus competidores. Evalúa si la ganancia que deseas captar se debe cobrar más que ellos. Si es así, piensa cómo justificarlo ante tus clientes. Ejemplo puedes ofrecerles una experiencia más personalizable que tus competidores no hacen, recuerda que ya no solo basta en ofrecer un producto o servicio, sino que deben estar acompañados de experiencias y emociones.

¡Permite que tu negocio sea encontrado!

Comentarios

mood_bad
  • Sé el primero en valorar y comentar este listado
  • chat
    Agregar un comentario